Pre Loader
Top

RENUNCIA VS DESPIDO

RENUNCIA VS DESPIDO

Descubre qué beneficios te corresponden en cualquiera de los casos

Hoy hablaremos de un tema que no puede pasar desapercibido en nuestro entorno laboral, y es que nadie está libre de pasar por un despido o tomar la decisión de renunciar. Los factores por los cuales la empresa en la que trabajamos decide despediros o somos nosotros los que optamos por iniciativa propia renunciar, pueden ser muchos, ya sean temas personales, aspiraciones profesionales, ciclos de vida estancados, etc. Pero hoy hablaremos de lo que conlleva cada acción que tome la empresa o tú. Atentos, esto puede interesarles.

Si hablamos del DESPIDO, sabemos que esta puede ser una experiencia dolorosa sobre todo si te ocurre por primera vez en tu carrera o te encuentras en una situación financieramente complicada.

En el Perú, existen diversos tipos de despidos.

- Despido justificado => incapacidad del trabajador (física o mental) y falta grave

- Despido arbitrario => Despido sin causa justificada

- Despido indireco => Hostigamiento al trabajador

- Despido nulo (no procede) => Despido por presentar una queja, por ser presidente de un gremio, por el embarazo, discriminación racial o por sexo, religión, idioma, por ser portador de VIH o SIDA.

Ahora, considerando la posición en la que te encuentres, el despido genera una indemnización más los beneficios sociales que se traduce en dinero por año de servicio en un sueldo.

OJO: Si hablamos de despido justificado por falta grave; si el despido es por una causa justificada, es decir, el trabajador incumplió normativa de empresa, no corresponde entregar los beneficios sociales ni la indemnización, si la falta repercute económicamente en la empresa.

Respecto a la RENUNCIA, es evidente que algo tuyo ya no está funcionando bien en la empresa. Renunciar tampoco es para celebrar, pero en ciertos casos puede liberarnos de un trabajo o entorno laboral agobiante.

En este caso el trabajador sólo recibirá los benéficos sociales (gratificación, vacaciones y CTS) proporcionales hasta la fecha de la renuncia y tiempo de servicio.

Ya lo sabes, independientemente de la posición en la te encuentres, puedes obtener los beneficios que te corresponden si estás bien informado. Y, ¡Arriba esos ánimos!